El director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom, ha advertido de que, pese a los avances realizados sobre el desarrollo de una vacuna contra el COVID-19, “no hay una bala de plata en este momento, y puede que nunca la haya”. El director de la OMS señala que “por ahora, detener los brotes se reduce a los principios básicos de salud pública y control de enfermedades”.