La farmacéutica ‘Janssen’ ha comunicado este martes que paraliza el lanzamiento de su vacuna contra el coronavirus en Europa tras los seis casos de coagulación reportados por dos agencias sanitarias de Estados Unidos. 

La Agencia Europea del Medicamento (EMA) investiga el riesgo de desarrollar tromboembolismos con la vacuna del Covid-19 de Janssen, filial de la estadounidense Johnson & Johnson, al recibir una “señal de seguridad” relacionada con cuatro casos graves de coagulación sanguínea tras la vacunación con este preparado. Según confirmó este viernes la EMA, y tras las reuniones que mantuvo su comité de seguridad (PRAC) desde el pasado martes hasta este viernes, sus expertos han iniciado una “revisión” de casos para investigar eventos de tromboembólicos o formación de coágulos sanguíneos inusuales en personas vacunadas con Janssen.

«Hemos tomado la decisión de retrasar proactivamente el lanzamiento de nuestra vacuna en Europa», confirman, explicando que lo hacen después de haber revisado los casos de trombos con las autoridades europeas.

«La seguridad y el bienestar de las personas que utilizan nuestros productos es nuestra prioridad número uno», han aseverado en el escrito en el que han hecho pública la noticia. 

Toman esta decisión, según aseguran, tras conocerse «un trastorno extremadamente raro que afecta a pacientes con coágulos de sangre en combinación con plaquetas bajas» en un número «pequeño» de personas que han sido inoculados con su vacuna contra la Covid-19.  

Pocas horas antes, los Centros para el Control de Enfermedades (CDC, por sus siglas en inglés) y la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA) de Estados Unidos habían lanzado la recomendación de suspender el uso de la vacuna de Janssen -filial de la multinacional estadounidense Johnson & Johnson- tras haber registrado seis casos de un tipo de coágulo sanguíneo «raro y grave», entre las más de 6,8 millones de dosis administradas en el país.

La paralización supone un varapalo para la estrategia de vacunación en España, que iba a experimentar un impulso considerable con la llegada de más de 300.000 dosis de este suero -que además es monodosis- este mismo martes, según anunció la ministra de Sanidad, Carolina Darias. Además, se estimaba que se irían añadiendo hasta 5,5 millones de dosis a lo largo del segundo trimestre del año en todos los Estados miembros de la UE. 

El horizonte del 70% se aleja 

Se complica por tanto la consecución del objetivo del Gobierno de tener al 70% de la población vacunada para finales de verano. De hecho, el propio presidente del Ejecutivo, Pedro Sánchez, desconocía la suspensión cautelar de la vacuna ordenada por las autoridades estadounidenses. Al ser preguntado al respecto tras el Consejo de Ministros de este martes, Sánchez ha reconocido no haber leído la información, pero ha reiterado que todas las vacunas autorizadas son seguras y que la balanza entre riesgos y beneficios se decanta claramente hacia los beneficios. 

Así, Sánchez ha destacado que el hecho de que se produzcan «este tipo de parones» demuestra las garantías del propio proceso exhaustivo de análisis. «Y cuando existen este tipo de episodios lo que hay que hacer es frenar, tratar de entender la potencial casuística y a partir de ahí tomar decisiones», ha afirmado, señalando el caso de AstraZeneca.  

La EMA no confirma una relación causal

Actualmente se están investigando los casos de tromboembolismos en vacunados con Janssen, según ha informado la Agencia Europea del Medicamento (EMA, por sus siglas en inglés) poco después de conocerse la suspensión de la distribución del suero en la Unión Europea. 

No obstante, sí que han adelantado que «actualmente no está claro si existe una asociación causal» entre la vacuna y los pocos casos que, hasta el momento, se han detectado. Además, la agencia ha querido recordar que estas afecciones se  han dado en Estados Unidos, donde la vacuna se utilizó con una autorización de emergencia para poder inmunizar a la población.