¿Llorar lágrimas de sangre es posible? No es habitual y muy pocas personas presentan lo que se conoce como hemolacria. Una condición que surge repentinamente y que puede alarmar a la persona que la sufre. Por eso, requiere de atención urgente para saber qué es lo que la está provocando. 

Pero, la hemolacria no solo aparece cuando una persona llora, sino que los ojos segregan esas lágrimas teñidas de color rojo sin que esto se pueda evitar. Este síntoma viene acompañado de otros que pueden ayudar a determinar cuál es la causa principal que debe solucionarse para curar la hemolacria. 

¿Cuáles son las posibles causas de la hemolacria?

Desde el NCBI, un artículo publicado sobre la hemolacria (o haemolacria) informa de que la causa principal de las lágrimas de sangre pueden ser los traumatismos. Así, el daño al tejido conjuntivo provocado por un golpe o la presencia de un cuerpo extraño pueden ser los motivos por los que se llora sangre.

Sin embargo, hay otras razones para la hemolacria. Las enfermedades hematológicas, los trastornos vasculares o la inflamación que puede generar una conjuntivitis diagnosticada como grave también pueden causar lágrimas de sangre. De nuevo, advertimos de que esto no es algo común. 

La menstruación vicariante podría ser otra causa posible. Se trata de que cuando aparece el periodo, la mujer sangra por diferente orificios, entre los que puede estar el oído o los ojos, incluso pezones. En el libro Enfermedades de la Conjuntiva y Corneales Asociadas, (Compendio de Oftalmología)se habla de dos expertos que estudiaron este fenómeno y que concluyeron que «las lágrimas del 18% de las mujeres en edad fértil contenían sangre». Un dato sorprendente.

Existen muchas más causas que se pueden relacionar con la presencia de sangre en las lágrimas como enfermedades sistémicas (anemia o ictericia), toma de medicamentos (acetilcolina o heparina), hipertensión o trastornos psiquiátricos. No obstante, en algunos casos cabe la posibilidad de que la causa sea desconocida y que no se encuentre a pesar de las pruebas.

Diagnóstico y tratamiento

El diagnóstico para determinar qué es lo que provoca la hemolacria consistirá en atender a la sintomatología que acompañe a esta condición e ir haciendo pruebas para descartar las causas. Por ejemplo, es importante saber si hay ardor o un dolor muy fuerte en los ojos. Esto puede ser indicativo de conjuntivitis o de un traumatismo que puede estar provocado por un cuerpo extraño.

Doris, la adolescente que llora sangre.

Una vez se conozca el origen del problema se iniciará un tratamiento que conseguirá que las lágrimas remitan hasta su completa desaparición. Sin embargo, como bien mencionamos anteriormente, quizás no se logre descubrir qué es lo que está causando la hemolacria. 

Cuando la hemolacria aparece de forma espontánea sin razones aparentes y el diagnóstico resultante, tras pasar por varias pruebas, es una causa idiopática, por lo general la sangre en las lágrimas desaparece también de manera repentina. No obstante, debemos tener presente que la hemolacria no es frecuente

Con todo, el artículo publicado en el NCBI explica que «la hemolacria como tal no dará lugar a complicaciones» y es posible que desparezca de forma espontánea. Sin embargo, en los casos en los que haya una coagulopatía se necesita atención médica urgente por el riesgo que conlleva el sangrado excesivo.