El estrés térmico se define como la carga de calor a la que están expuestos los trabajadores. Es el resultado de la combinación entre las condiciones ambientales del lugar de trabajo, la actividad física que tienen que realizar y la ropa que llevan para poder desempeñar el trabajo.

Es decir, el estrés térmico se refiere a un problema del ámbito laboral. No se trata de un simple efecto del calor en los trabajadores, si no que se define como la causa de una serie de consecuencias negativas en el cuerpo, producidas por una acumulación de calor.

Es una situación que empeora en épocas de más calor. Por ello, en este artículo te explicamos todo lo que debes saber sobre el estrés térmico por calor.

¿En qué consiste el estrés térmico?

Hay numerosos trabajos, como en hornos o fundiciones, en los que los empleados están sometidos a altas temperaturas. En otros, deben llevar a cabo un esfuerzo físico importante, o llevar equipos de protección que provocan la acumulación de calor.

Lo cierto es que en todos ellos, los trabajadores tienen riesgo de acumular excesivo calor, lo que supone un importante riesgo para la salud. Al elevar la temperatura del cuerpo, se ponen en marcha mecanismos de regulación; destacan la sudoración o la vasodilatación de los vasos sanguíneos de la piel.

Cuando se dan estas condiciones, el cuerpo puede tener problemas para reducir su temperatura. Si la temperatura supera los 38ºC, puede provocar daños a la salud. Si sigue ascendiendo puede causar, incluso, la muerte.

La gravedad de los efectos del estrés térmico varía según ciertos factores. Los que más influyen son:

  • La edad y la salud del trabajador.
  • El tiempo que haya estado expuesto a altas temperaturas.
  • La falta de descanso.
  • Algunos medicamentos, como los antihistamínicos o los ansiolíticos. También influye que el trabajador consuma alcohol o drogas.
  • La ropa y el lugar de trabajo.
  • Falta de aclimatación. Es el proceso por el cual el organismo se adapta al medio y a la temperatura. Es relativamente lento, por lo que se recomienda hacer una aclimatación progresiva. Lo ideal es que dure entre una y dos semanas.
Sobrevivir a una ola de calor

Quizá te guste: 6 efectos del calor en el organismo

¿Qué puede causar el estrés térmico?

El estrés térmico puede aumentar el riesgo de sufrir accidentes durante el trabajo. Además, si el empleado ya tiene alguna patología, puede que esta se agrave. Al principio, con el aumento de temperatura, la persona suele sentir una sensación de asfixia o mareo.

El calor también provoca dolor de cabeza, falta de concentración y alteraciones en la memoria. Incluso, puede llegar a causar cambios anímicos. De esta forma, si la temperatura elevada se mantiene, puede llegar a producirse:

  • Deshidratación, con todo lo que conlleva (sequedad, taquicardia, reducción de la orina, etcétera).
  • Calambres musculares.
  • Síncopes y desmayos.
  • Erupciones cutáneas. 
  • Agotamiento y náuseas.

Sin embargo, la mayor complicación es el golpe de calor. Es una situación urgente que se caracteriza por taquicardia y confusión. Además, la respiración se vuelve rápida y débil. La persona puede desmayarse y su temperatura puede superar los 40ºC.

Deshidratación

Podría interesarte: ¿Qué le sucede a tu cuerpo si sufres deshidratación?

¿Cómo podemos prevenirlo?

Como hemos mencionado, todos estos problemas surgen de la acumulación de calor en el cuerpo. Además, como se trata de una situación laboral, es muy importante que tanto la empresa como los trabajadores estén concienciados. Todos deben asumir medidas para tratar de prevenir este problema.

En primer lugar, es necesario asegurarse de que se ha llevado a cabo una buena aclimatación al calor. Del mismo modo, el ritmo de trabajo tiene que adaptarse a estas temperaturas. Se debe intentar realizar el trabajo a la sombra.

Si no es posible, lo recomendable es hacer la tarea en los momentos menos calurosos del día. Por ello, debe evitarse trabajar entre las 2 y las 5 de la tarde. También es buena idea establecer turnos para los empleados.

Lo ideal es realizar descansos frecuentes y en sitios frescos. Además, hay que hidratarse correctamente durante toda la jornada. Las comidas deben ser ligeras y, por supuesto, hay que evitar el alcohol.

En conclusión

El estrés térmico es una situación que afecta a muchos tipos de trabajadores. Por ello, es necesario tomar todas las medidas posibles para intentar prevenirlo. Lo recomendable es intentar tener ayuda mecánica para que el esfuerzo físico en el trabajo sea mejor.

Si esto no es posible, hay que intentar reducir la acumulación de calor. Usar ropa adecuada, protegerse la cabeza e hidratarse correctamente son medidas esenciales. Del mismo modo, hay que realizar descansos suficientes y reponer fuerzas en lugares frescos.

El golpe de calor: uno de los peligros del verano

El golpe de calor: uno de los peligros del verano

Uno de los peligros del verano es el golpe de calor. Esta condición, al elevar la temperatura del cuerpo, acarrea peligrosas consecuencias. ¡Descúbrelas! Leer más »

The post Estrés térmico por calor, ¿en qué consiste? appeared first on Mejor con Salud.