Actualmente, las enfermedades cardiovasculares, entre las que se incluyen la enfermedad isquémica, la enfermedad valvular, las arritmias y la insuficiencia cardiaca, suponen la primera causa de muerte en todo el mundo.

Antonio J. Ruiz Alcaraz

Antonio J. Ruiz Alcaraz

  • Profesor de Inmunología de la Universidad de Murcia e investigador del Grupo de Inmunidad Innata del IMIB, Universidad de Murcia.

Se calcula que 17,9 millones de personas mueren cada año de enfermedades cardiovasculares, lo que supone un 32 % de todas las muertes en el mundo. Presentando una mayor letalidad en mujeres que en hombres.

The Conversation

En España provocan el 24% de los fallecimientos

En el caso concreto de España, solamente en 2020 fueron responsables del 24,3% de los fallecimientos totales, por encima del cáncer (22,8%) y de las enfermedades de origen infeccioso o parasitario (19,4%), entre las que se incluye la covid-19.


Puede resultar tentador hacer una barbacoa en plena playa, pero si no tienes autorización, puede salirte por unos 3.000 euros de multa.

Enfermedades silenciosas y difícilmente detectables

Corazón tras un infarto agudo de miocardio
Corazón tras un infarto agudo de miocardio
CNIC – Archivo

En muchas ocasiones, las enfermedades cardiovasculares pasan inadvertidas y se desarrollan de forma silenciosa, ya que no son fácilmente detectables hasta que el paciente requiere hospitalización urgente.

La edad y la raza

Pueden ser inducidas por diversos factores de riesgo, modificables y no modificables. La edad y la raza son los factores de riesgo no modificables más comunes. Los principales factores modificables son la hipertensión, la obesidad, la diabetes, la dislipidemia, y los relacionados con el estilo de vida, como el tabaquismo, la inactividad física y la ingesta de dietas poco saludables que conducen al sobrepeso.


Conviene limpiar la lengua al menos dos veces al día.

Obesidad y enfermedades cardiovasculares

Existen evidencias que relacionan la nutrición temprana, la dieta materna durante el embarazo, la obesidad materna y la diabetes gestacional (la que puede darse en la madre durante el embarazo) con el desarrollo de enfermedades cardiovasculares en la descendencia cuando se alcanza la edad adulta. Por otra parte, mantener una alimentación equilibrada durante los primeros años de vida también resulta esencial para disminuir el riesgo de sufrir una patología cardiovascular en el futuro.

Además, se ha demostrado que la obesidad está asociada a una menor riqueza y diversidad del microbioma intestinal, el conjunto de microorganismos que habitan en el tracto intestinal.


Mujer con obesidad sentada en un banco, en una imagen de archivo.

También se sabe que estos factores de riesgo modificables son capaces de convertir la obesidad infantil en trastornos metabólicos posteriores durante la adolescencia que pueden perdurar en la edad adulta. En este sentido, la enfermedad del hígado graso no alcohólico (o NAFLD, del inglés non-alcoholic fatty liver disease) se ha convertido en un importante problema de salud pública, con una prevalencia creciente en la población en paralelo a la epidemia mundial de obesidad y de diabetes de tipo 2.

A su vez, las enfermedades cardiovasculares siguen siendo la principal causa de muerte en los pacientes con NAFLD avanzado. Al fin y al cabo, estos pacientes sufren a la larga una pérdida de la función normal del corazón, que hace que aumente el grosor y la rigidez de las arterias coronarias.

Fibrilación auricular, la gran desconocida

La fibrilación auricular es la arritmia cardiaca más frecuente, y su incidencia aumenta con la edad. Supone alrededor de un 10 % de los diagnósticos en la población de países desarrollados, pero estas cifras aumentan hasta un 20-40 % cuando los pacientes se someten a cirugía cardiaca.

Aunque esta arritmia puede estar presente sin producir ninguno de sus síntomas clásicos (como las palpitaciones, la sensación de falta de aire o el dolor de pecho), se asocia a un mayor riesgo de ictus (infarto cerebral) o de muerte. Sin embargo, el riesgo de padecer un ictus y sus consecuencias pueden mitigarse controlando los factores de riesgo modificables y con un adecuado tratamiento con anticoagulantes orales.


Pistachos, nueces o almendras son una buena opción en cualquier momento del día y también por la noche. Tienen pocas calorías y contribuyen a un sueño reparador, aunque no se puede abusar de ellos o te darán sed por la noche.

Recientemente, la Sociedad Europea de Cardiología ha sugerido que el tratamiento de los factores de riesgo modificables y de las comorbilidades es fundamental para un manejo óptimo de la fibrilación auricular. De esta forma, mediante la identificación y el tratamiento de los factores de riesgo como la obesidad, la hipertensión, la diabetes, o la apnea del sueño, entre otros, se disminuye el riesgo de desarrollar esta arritmia, se produce una menor recurrencia de la patología y se reducen los resultados clínicos adversos.

Contaminación, enemiga de la salud cardiovascular

'Boina' de contaminación en Madrid.
‘Boina’ de contaminación en Madrid.
EFE

Entre los principales retos a los que se enfrenta actualmente nuestra sociedad se encuentran la contaminación ambiental y el calentamiento global, que pueden causar un impacto irreversible en la salud humana.

Los efectos de los contaminantes atmosféricos, tanto a largo como a corto plazo, son de gran importancia. De hecho, se les responsabiliza del 20% de las muertes que ocurren a nivel mundial. ¿Cómo es posible?

Tiene que ver con lo que se conoce como material particulado o PM (del inglés particulate matter), formado por una mezcla de partículas sólidas orgánicas e inorgánicas que provienen, principalmente, de la combustión de vehículos y de la industria agraria y ganadera.

Los sulfatos y los nitratos son componentes importantes de las PM. Estas partículas se clasifican según su tamaño. Las más conocidas son PM10 (mayores, con un diámetro de tamaño


En Nuevos Ministerios se ha inaugurado hoy un divertido escape room por el Día Nacional de la Miopía y su finalidad no sólo era el ocio, sino la salud. Durante el recorrido la gente ha experimentado la miopía y el recorrido acababa en revisión. Una iniciativa de Clínica Baviera para concienciar a la población sobre la importancia de controlar la miopía. Según los resultados de su estudio de la visión en España 2022, el 39% de los españoles padece miopía y su incidencia ha aumentado un 10% entre los jóvenes de 18 a 24 años. La miopía es el defecto visual del que más se operan los españoles. El 72% de los que lo hacen es por mejorar su calidad de vida. Hoy en día existen soluciones seguras, eficaces y duraderas para que la miopía no resulte un problema en el día a día. Hoy 10 de junio es el Día Nacional de la Miopía, una excusa perfecta para recordar que detectar a tiempo este problema mediante revisiones periódicas es fundamental para controlar su evolución.

El material particulado es muy perjudicial, ya que aumenta la activación del sistema nervioso simpático, que eleva la frecuencia cardíaca y la fuerza de las contracciones del músculo cardíaco. Como consecuencia se desencadena la liberación de sustancias proinflamatorias, empeora la función mitocondrial y aumenta el estrés oxidativo. Y todo conduce a que el riesgo de sufrir un infarto se dispare. De hecho, se estima que, controlando la contaminación, se podrían evitar 1 de cada 3 muertes por enfermedad cardiovascular.

¿Ineludibles o prevenibles?

Toda esta información nos debe hacer reflexionar sobre la relevancia de las patologías cardiovasculares, así como en qué queremos poner el foco cuando nos enfrentamos a ellas. Si bien es cierto que algunos factores que disponen a dichas enfermedades son ineludibles, las enfermedades cardiovasculares son, en gran medida, prevenibles.

En este sentido es de gran relevancia poner en práctica una serie de indicaciones que reducirían su incidencia. Entre ellas practicar hábitos alimentarios saludables, llevar a cabo una actividad física regular, no fumar, evitar la contaminación en la medida de lo posible, tener unos hábitos de sueño saludables y mantener un buen control del peso corporal.

Este artículo ha sido publicado en The Conversation.