¿Necesitas la aprobación constante de los demás a la hora de tomar una decisión? ¿Temes desagradar a otras personas? El miedo a las críticas o a los comentarios negativos puede tener consecuencias en la salud emocional de muchas personas, ya que repercute en la imagen que tienen de sí mismas, generando una sensación de culpabilidad, preocupación y angustia. 

Muchas veces nos puede preocupar lo que piensen de nosotros o el qué dirán, ya sea sobre tu forma de vestir, tus acciones o por cualquier aspecto de tu vida. Este condicionamiento ante la opinión negativa de otra persona está estrechamente ligado a factores que lo desencadenan, como una baja autoestima o el miedo al rechazo.

¿Por qué aparece esta sensación?

Para aquellas personas con problemas de autoestima, «la opinión de cualquiera será tremendamente importante, mucho más importante que la propia. Incluso aunque no conozca a la persona que tiene delante», indica la psicóloga sanitaria Encarni Muñoz, en un artículo publicado en la plataforma especializada MundoPsicólogos.

Asimismo, «el miedo a ser rechazado está estrechamente relacionado con la baja autoestima», porque «sentirás que no mereces que los demás estén a tu lado, pero a la vez temerás que eso suceda, ya que somos seres sociales», añade. 


Una mujer con expresión triste.

En este sentido, indican en el centro de Psicología Monzo, uno de los motivos por los que algunas personas reciben los comentarios de los demás de esta manera es porque los consideran como juicios de valor, «con los que te etiquetan, te humillan, o menosprecian tus comportamientos, formas de pensar o tus actos». No obstante, recuerdan, una crítica «es solo información».

Otro motivo que puede ocasionar este problema es la falta de autoconocimiento propio, ya que genera una sensación de inseguridad ante las opiniones ajenas. Sin embargo, «las críticas de los demás vienen filtradas por sus propias percepciones, valores y creencias», que pueden coincidir o no con las tuyas. Por eso, cuando tenemos un profundo autoconocimiento, resulta más sencillo «reconocer o rechazar las percepciones que los otros tienen», añaden. 

La importancia de establecer límites

El hecho de tratar de agradar a todo el mundo, de manera recurrente, y de buscar la aprobación de los demás para evitar cualquier comentario externo, puede suponer un fuerte desgaste emocional que derive, por ejemplo, en trastornos de ansiedad. Por eso resulta tan importante establecer límites y validar nuestras propias emociones y sentimientos. 

De esta manera, el primer paso para superar esta preocupación es tener en cuenta tus propias necesidades y deseos. «Por contentar o creer que contentas a los otros, estás provocándote un daño a ti», detallan en MundoPsicólogos. Trabajar la autoestima es fundamental, teniendo en cuenta las habilidades, valores y recursos de los que disponemos, así como nuestras imperfecciones, para aceptarlas y validarlas.