La vacunación contra la Covid-19 continúa y coge ritmo en la mayoría de países, y los efectos ya se aprecian en algunos grupos de la población, como es el caso de las personas mayores que se encuentran en residencias. No obstante, las autoridades sanitarias advierten de la necesidad de seguir implementando las medidas de protección contra el coronavirus porque todavía no está claro si una persona vacunada puede contraer el virus y transmitirlo a otras. 

En este sentido, los test para detectar la Covid-19 seguirán siendo necesarios ante síntomas compatibles con la enfermedad, también para aquellas personas que hayan recibido la vacuna. Pero, ¿cómo afecta a los resultados? ¿Pueden producirse falsos positivos? Según un documento publicado recientemente por la Federación de Asociaciones Científico Médicas Españolas (FACME), la vacunación no modifica los resultados de las pruebas PCR y de los test de antígenos.

¿La PCR y los antígenos producen falsos positivos?

«En este momento, tanto el conocimiento científico sobre las vacunas de ARNm y las vacunas de vectores virales no replicativos que se están utilizando, como la evidencia disponible, indican que la vacunación no modifica los resultados de las pruebas diagnósticas de infección por SARS-CoV-2, salvo la serología», destaca la FACME en el documento. 

Un paciente recibe la segunda dosis de la vacuna de Pfizer-BioNTech contra la Covid en Hungría.

Entonces, ¿qué interpretación se puede hacer de estas pruebas? Respecto a la RT-PCR, no sería posible obtener falsos positivos con las tres vacunas disponibles actualmente, ya que «ni el ARNm, ni los genes insertados en el vector viral alcanzan la vía respiratoria, por lo que no podrá ser detectado en la mucosa nasofaríngea». Por otro lado, subrayan, estas pruebas diagnósticas están diseñadas para «amplificar otras secuencias del virus y el resultado solo es positivo cuando hay una amplificación de varios genes».

En cuanto a los test rápidos de antígenos para detectar el SARS-CoV-2, la información disponible hasta el momento también parece descartar que «pudiera haber presencia de proteína (antígeno) en la mucosa nasofaríngea tras la vacunación intramuscular». De tal manera que estas pruebas rápidas diagnósticas tampoco podrían generar falsos positivos tras la vacunación.

¿Y qué pasa con las pruebas serológicas para detectar anticuerpos?

La gran parte de los test disponibles en el mercado para la detección de anticuerpos son capaces de detectar aquellos generados por la infección natural, como por la vacunación. En este sentido, para interpretar de forma adecuada los resultados es esencial «tener en cuenta el tipo de ensayo que se está utilizando». 

Las vacunas disponibles para su administración en la población generan «anticuerpos antiproteína S1». Por su parte, la infección natural da lugar a anticuerpos antiespícula (S) y antinucleocápside (N). Con la administración de las vacunas se generan defensas en el sistema inmunológico ante una posible infección, por lo que si tras la vacunación el test serológico es positivo sí puede tratarse de un falso positivo al detectar los anticuerpos generados por la vacuna.

¿Qué otros aspectos hay que tener en cuenta?

Cualquier persona, vacunada o no, con un resultado positivo por Covid-19 tras la realización de una prueba diagnóstica de infección aguda debe ser considerado como positivo y «proceder a las medidas de salud pública y atención médica oportunas», como el aislamiento, la búsqueda de contactos estrechos y tratamiento, si fuera necesario.

La FACME recuerda que hay que tener en cuenta que aún no está demostrado si la inmunidad que produce la vacuna «impide también el desarrollo de enfermedad sintomática«. Además, advierte, en un contexto de transmisión elevada como el actual «es muy posible que las personas que están siendo vacunadas puedan adquirir la infección».