Destacar el rostro con un arreglo súper natural es la premisa del maquillaje tipo rostro limpio. Mientras menos recargado luzca el cutis, más efectivo es este estilo.

Clean look: ¿cómo implementar esta tendencia de maquillaje?

Última actualización: 10 agosto, 2022

Naturalidad y sencillez. Ambas características son esenciales en el clean look, una modalidad de maquillaje con seguidoras en ascenso, debido a la simpleza del estilo y la elegancia que ofrece.

La tendencia se orienta al minimalismo, enfocado en destacar los rasgos faciales más atractivos, maquillando poco para que la piel luzca fresca y saludable. ¿Quieres saber cómo se hace? Te invitamos a continuar la lectura.

¿Qué es el clean look?

El clean look o «apariencia limpia» se refiere a un maquillaje cómodo, elegante y, sobre todo, natural. La técnica se aleja por completo de los excesos y le apuesta a menos productos para lograr una imagen perfecta.

Con cierto parecido al ‘makeup no makeup’, este arreglo supone un acicalado bastante discreto, posible en poco tiempo en comparación con los métodos convencionales que van capa por capa y con varios cosméticos. Las herramientas básicas del aspecto clean son las siguientes:

  • Rubor.
  • Base ligera.
  • Máscara de pestañas.

Las 3 sustancias bien aplicadas prometen resultados increíbles, ya que realzan la mirada, acentúan las facciones y camuflan las imperfecciones. La idea es aparentar que no usaste ningún producto.

El clean look es una tendencia de maquillaje que propone minimizar la cantidad de productos aplicados en la piel.


Modo de implementar el clean look

El maquillaje de apariencia fresca es apropiado para el día, pero con el outfit adecuado podrías llevarlo en un evento sencillo de noche. Además, va de la mano con cualquier peinado. La forma de implementarlo es bastante fácil y comienza con el cuidado de la piel, la fase más importante y la responsable de que el resultado sea el esperado.

Debes cumplir una rutina de limpieza facial diaria y utilizar siempre protector solar para prevenir los brotes de acné, de puntos negros o de manchas. La exfoliación superficial cada 3 días o como la recomiende un dermatólogo —según el tipo de piel— también ayuda a la eficacia del clean look.

Con independencia del maquillaje, limpiar la cara es una operación que deberías efectuar todos los días, sugiere la revista Farmacia Profesional. La publicación acota que los jabones, el aseo del rostro y el modo de hacerlo son esenciales para que el cutis se mantenga en buen estado y respire sin obstrucciones.

Las manos y los aplicadores empleados tienen que estar pulcros, para no dañar el proceso que enseguida te explicamos.

1. Unifica tonos

Una vez que higienizas la cara y aplicas bloqueador, tienes que unificar los tonos de la dermis y corregir las imperfecciones. Es recomendable utilizar una base cremosa y ligera, acorde a tu tez. Las BB cream quedan idóneas, ya que la composición ultraligera y de propósito múltiple le otorga un acabado terso al rostro.

Si lo consideras necesario, añade un toque de corrector de ojeras. Al distribuir bien las pastas, procede a difuminar con una brocha o una esponja.

2. Ilumina las facciones

Después de trabajar la piel, hay que resaltar las facciones con rubor en tonos rosa, café o nude. De igual manera, el iluminador es conveniente para darle luz a las expresiones. No exageres con el colorete, la clave del maquillaje clean es que la pigmentación sea leve.

El método adecuado de expandir el rubor en crema es sonreír y aprovechar el gesto para diluir el producto desde el centro de las mejillas con dirección hacia las orejas.

3. Peina las cejas y resalta las pestañas

Las mujeres de cejas poco pobladas pueden rellenarlas sutilmente con lápiz. En cambio, las cejas gruesas solo necesitan peinarlas y, de manera opcional, añadir gel transparente.

En cuanto a las pestañas, arquéalas con el rizador y luego pon máscara, repartiendo bien la sustancia para que no queden grumos. Por otra parte, algunas personas deciden incorporar una sombra de ojos clara. No es un error hacerlo, pero tampoco es imprescindible para que el maquillaje esté en su punto.

4. Retoca los labios

Un brillo o hidratante hace juego a la tendencia natural. Sin embargo, no es descartable un labial rosado; recuerda que menos color es mejor.

Los bálsamos e hidratantes labiales son el complemento idóneo para lograr este estilo de maquillaje.

5. Fija el maquillaje

Terminas fijando el maquillaje. Aunque son pocos los cosméticos empleados, el fijador es indispensable para prolongar el aspecto durante varias horas.

Complementa el clean look sujetando tu cabello con una coleta. También puedes probar con el pelo suelto si eres de melena corta.



¿Por qué el clean look se ha convertido en una de las técnicas de maquillaje preferidas?

Aparte de lucir impecable, otros beneficios del maquillaje minimalista son que invertirás menos dinero comprando los productos de belleza y que el cutis agradecerá no recibir demasiada recarga. Es idóneo para cuidar el rostro.

La Academia Americana de Dermatología expone que una rutina de cuidado de la piel no amerita gastar en productos costosos esperando que sean efectivos. De acuerdo con la institución, lo que hace falta es la limpieza, la hidratación y la protección para mantener una dermis saludable.

Por este motivo, y por darle protagonismo a la piel sin filtros y sin muchos cosméticos, el clean look destaca entre las principales posiciones de las tendencias de belleza.

Te podría interesar…