Madrid
Actualizado:

Guardar

Un equipo de investigadores chinos asegura haber desarrollado una nueva terapia genética que puede revertir algunos de los efectos del envejecimiento en ratones y prolongar así su esperanza de vida. Publicado en la revista «Science Translational Medicine», los hallazgos de este trabajo podrían, algún día, contribuir al diseño de un tratamiento similar para los humanos.

El método implica la inactivación de un gen llamado kat7 que, según los científicos, es un factor clave en el envejecimiento celular.

«Estos ratones muestran una mejoría en su apariencia general y su fuerza a los 6-8 meses del tratamiento y, lo más importante, prolongan su vida útil en cerca de un 25%», señaló el codirector del proyecto, el profesor Qu Jing, especialista en medicina regenerativa y del envejecimiento del Instituto de Zoología de la Academia China de Ciencias (CAS).

La terapia específica que utilizaron son las famosas«tijeras moleculares»o «corta y pega genético». Es decir, usaron el método CRISPR / Cas9 para seleccionar miles de genes en busca de aquellos que eran los más fuertes impulsores de la senescencia celular, el término utilizado para describir el envejecimiento celular.

De esta forma identificaron 100 genes de alrededor de 10.000 «y kat7 fue el más eficiente a la hora de contribuir a la senescencia en las células», indicó Qu.

El método implica la inactivación de un gen llamado kat7 que, según los científicos, es un factor clave en el envejecimiento celular
El método implica la inactivación de un gen llamado kat7 que, según los científicos, es un factor clave en el envejecimiento celular – REUTERS

Kat7 es uno de los miles de genes que se encuentran en las células de los mamíferos. Los investigadores lo inactivaron en los hígados de los ratones mediante un método llamado vector lentiviral.

«Hemos probado la función del gen en diferentes tipos de células: células madre humanas, células progenitoras mesenquimales, células hepáticas humanas y en células hepáticas del ratón, y en ninguna detectamos toxicidad celular», comenta Qu. A día de hoy, tampoco han observado ningún efecto secundario todavía.

Pero, advierte Qu, el método está muy lejos de estar listo para ensayos en humanos. «Antes de que usemos la estrategia para el envejecimiento humano u otras condiciones de salud es necesario probar la función de kat7 en otros tipos de células humanas y otros órganos de ratones y en modelos animales preclínicos».

El siguiente paso es probar el método en primates. Al final, «esperamos poder encontrar una manera de retrasar el envejecimiento incluso en un porcentaje muy pequeño en el futuro», añadió.

Ver los
comentarios